Adogma

Espacio de reflexión y de comunidad para cuestionar la masculinidad tradicional, esa que anula la diferencia, la mata. Convencido de la posibilidad de hallar y crear caminos libres al disfrute y goce de la vida con respeto a todas las manifestaciones, con dignidad y cuidado de las personas, adultas y menores.


Deja un comentario

12. Tengo la opción de establecer formas creativas para relacionarme con otras personas sin violencia y con respeto.

Recurrimos a la agresividad y la violencia como sinónimos de acción, ímpetu y coraje. En la mayoría de las veces y respecto de las mujeres, desde el machismo los hombres nos relacionamos a partir de creernos más, mejores y superiores a ellas, a la diversidad, a las personas menores de edad y a las adultas mayores. Seamos creativos para establecer relaciones igualitarias, no creen?

Esta es la uva 12. Ha sido un año arduo en este ejercicio reflexivo. Pronto haremos una recapitulación.

Anuncios


Deja un comentario

#25Noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la #Violencia contra la #Mujer

Nuestra responsabilidad como personas del sexo/género masculino es vivir sin violencia.

Acá, pedimos prestada esta inmejorable explicación al respecto. Gracias Coral Herrera.

http://haikita.blogspot.mx/2016/11/sin-machismo-los-hombres-serian-mas.html?m=1


Deja un comentario

11. Renuncio a violentar mi espacio familiar y doméstico sólo por el hecho de ser hombre y creer que tengo la razón.

En la cotidianidad los varones nos ubicamos desde un lugar de poder respecto a las mujeres. Por tanto, imponemos más que acordar, con el argumento de la Razón, que es vista como sinónimo de masculinidad. Cuando carecemos de habilidades para convencer o proponer puntos de vista recurrimos a la violencia para hacernos valer. Esta es nuestra uva 11, ya casi terminamos con este ejercicio 2017.


Deja un comentario

10. La seducción no es violencia, ni agresión ni imposición

Existe una idea generalizada de que la seducción y la violencia son un binomio inseparable. Lo cual tiene graves consecuencias cuando hablamos de seducir con fines sexuales y eróticos: acoso, violaciones, feminicidio.

Por otra parte, la violencia está considerada una característica de ser hombre, de virilidad, de masculinidad. Como si no existieran alternativas para relacionarnos con el otro sexo y los demás géneros.

Sugerimos la palabra como vehículo, la imaginación como argumento y la poesía como acaricia.


Deja un comentario

9. Renuncio a no sentir y a no a expresar mis emociones.

Una de las consecuencias más comunes del patriarcado es que a los hombres les cancela la manifestación de sus emociones. Y sin querer caer en el emocionalismo o sentimentalismo ramplones, como forma de socialización, son muchas las evidencias que señalan que a los varones se les sanciona “sentir” miedo, frustración, excitación, alegría, porque las emociones están destinadas para las mujeres. Y qué hombre quiere parecerse a las mujeres en una sociedad y economía que permanentemente minimiza al sexo femenino, las violenta, las utiliza y cosifica.

En cambio, proponemos un ejercicio reflexivo y profesional para que los hombres aprendamos a identificar nuestras emociones, aceptarlas y reconocerlas como guías importantes de los principios que son relevantes para una vida libre de violencia.


Deja un comentario

8. Renuncio a los “peros” cuando se trata de desigualdad, discriminación y violencia hacia las mujeres.

Cuántas veces hemos escuchado y pronunciado el "pero" cuando se trata de violencia ejercida hacia las mujeres y niñas.
Obsérvate. Inclusive sin pronunciarlo justificamos adjetivos, gritos, descalificaciones, ofensas, vejaciones, golpes, acoso laboral y sexual, violaciones… el asesinato de mujeres. Por eso en nuestras 12 uvas de Adogma propusimos, en la octava, renunciar a los peros.
Cómo vas con tus uvas?